domingo, 11 de septiembre de 2016

Escritura Automática 100



En un futuro lejano, todo lo conocido había cambiado. Y de nosotros tres, solo quedaba vivo el indestructible Sergei. Como siempre, se levantaba para ir a trabajar, como cada mañana, lo que. a los 80 años todo pasa mas lentamente.Cogió su pequeño transbordador, en piloto automático y se deslizó suavemente hacia el cubículo de trabajo. De fondo sonaba un disco de Robbie Basho, era su himno.

Respiró hondo y se enchufó el cable en el cerebro.Soño con salidas a la superficie concentricas, en una laguna gris, se le acababa el aire y volvía a recobrar el aliento,paravolverse a hundir y volver a salir casi al punto de volver a morir ahogado. See levantó agotado con ansias de un beso lleno de oxígeno, que no llegó.Abrazó su almohada como una amante exhausta, la besó tiernamente y sacó el cable de su cabeza. No podía vivir sin su dosis de ruido blanco:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxs